Ley Macron desde el 1 de julio en Francia

La Ley Macron entró en vigor el 1 de julio de 2016 en Francia. Dicha ley establece la obligatoriedad de las empresas de transporte a pagar a sus conductores el salario mínimo francés mientras los conductores permanezcan en Francia, pese a que la Ley Macron, junto con la alemana están recurridas por la Comisión Europea tras la queja de Polonia y otros nueve países de la Unión Europea.

Los aspectos más destacados de la Ley Macron son:

  • La ley se aplica a partir del 1 de julio.
  • Se aplica a cabotaje y transporte internacional, quedando excluido el transito.
  • Es necesario enviar un certificado a través de una página web y según un modelo específico donde se habrá de mencionar:
    • Nombre, apellido, dirección, teléfono y razón social de la empresa.
    • Nombre, apellido, fecha de nacimiento del gerente.
    • Nombre del organismo de su seguridad social.
    • Nombre, apellido, fecha de nacimiento, dirección y nacionalidad del trabajador, fecha de la firma del contrato de trabajo, derecho aplicable a este contrato y cualificación del trabajador.
    • Certificación del cumplimiento del salario bruto mínimo por cada hora de trabajo en Francia (9,61€) excluidas dietas y acomodación.
    • Procedimiento de la empresa para hacerse cargo de los gastos de alojamiento y comida por día en Francia.
    • Razón social o nombre y apellido del representante de la empresa en Francia.
    • Referencias de su matriculación al registro electrónico nacional de las empresas.
    • Fecha de inicio y final del trayecto en Francia.
  • Este certificado será válido durante 6 meses y será necesario enviar uno por cada conductor.
  • En el vehículo, cada conductor deberá llevar además un certificado y un contrato de trabajo.
  • Para las inspecciones, las nóminas deberán precisar el salario: salario bruto por hora, período y horarios de trabajo a los cuales hace referencia el salario, tales como vacaciones y días festivos en relación con este período.
  • Sanciones:
    • 135€ Por no rellenar correctamente el certificado o no llevarlo en el vehículo.
    • Hasta 2000€ por no haber rellenado el certificado o no respetar el salario mínimo, pudiendo llegar a 4000€ si se reincide en el plazo de un año.