Agustín Alarcón Hornillos, S.L. es una empresa dedicada al transporte en cisternas especiales tanto nacionales e internacionales de líquidos. Los Servicios que T-Alarcón ofrece a sus clientes son los transporte en cisternas terrestres con vehículos isotérmicos y vehículos caloríficos de mercancías perecederas, ofreciendo las siguientes variedades:

  • Transportes nacionales
  • Transportes internacionales
  • Transportes en cisternas de líquidos alimentarios
  • Transportes en cisternas especiales de líquidos
  • Transporte de aceite de oliva.
  • Transportes de aceite de Girasol
  • Transportes de zumos
  • Transportes de vinos
  • Transportes de lácteos

Transporte en Cisternas

Actualmente contamos con 21 cabezas tractoras y 22 semirremolques con los que damos un servicio rápido, eficaz y de calidad en todos los ámbitos del transporte de líquidos alimentarios:

  • Ácido acético
  • Bebidas alcohólicas
  • Ácido cítrico
  • Cacao y productos de chocolate
  • Licor de maíz
  • Aceites crudos, semi-refinados, refinados
  • Clara de huevo en polvo
  • Yema de huevo en polvo
  • Huevo líquido
  • Emulgentes
  • Ácidos grasos
  • Aceite de pescado
  • Zumos de fruta incluidos los concentrados
  • Glicerol / glicerina
  • Miel
  • Mermeladas
  • Ácido láctico
  • Lecitina
  • Levadura líquida
  • Extracto de malta
  • Leche y productos lácteos
  • Cera parafina
  • Pectina
  • Ácido fosfórico
  • Agua potable y agua destilada
  • Bebidas no alcohólicas
  • Edulcorantes naturales y artificiales
  • Vinagre
  • Mezclas de trigo
Servicios Transportes Alarcón

Para garantizar la seguridad de los productos transportados así como la del transportista o la del personal dedicado a la carga y descarga, llevamos a cabo un código de prácticas que forman parte del contrato de transporte a granel en camiones cisternas y que cumple estrictamente con el código de buenas prácticas publicado por AFOEX y cofinanciado por el Gobierno de España, Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino:

El transporte ha de ser realizado de acuerdo con la Ley General de Alimentación  (General Food Law, Reglamento (CE) Nº 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo de 28 de enero de 2002 por el que se establecen los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria, se crea la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y se fijan procedimientos relativos a la seguridad alimentaria) y el Reglamento (CE) Nº 852/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo de 29 de abril de 2004 relativo a la higiene de los productos alimenticios (Capítulo 4 del anexo).

El transportista ha de tener implantado un Sistema de Análisis de Puntos de Control Críticos de acuerdo a los principios del Codex Alimentarius y al Reglamento (CE) 852/2004.

El transportista debe tener implantado un Sistema de Gestión de Calidad auditable.

Las cisternas deben ser utilizadas única y exclusivamente para el transporte de productos alimenticios y deben reflejar la mención “SOLO PRODUCTOS ALIMENTICIOS” de forma clara, indeleble e inamovible, en una o más lenguas de la Unión Europea.

El material de construcción de las cisternas ha de ser acero inoxidable, aleación mínima tipo 304. Todo el equipo debe estar en correctas condiciones de uso.

Si se carga con nitrógeno, el cargador deberá marcar la cisterna externamente en la parte superior (por ejemplo con adhesivo) como advertencia para el personal de descarga.

Los sistemas de calentamiento o re-calentamiento deben ser de tipo indirecto, como tuberías externas sin contacto directo con el producto.

Todos los equipos que entren en contacto directo con la carga (bombas, válvulas, mangueras, cierres, etc.) deben cumplir las normas de calidad alimentaria y han de ser exclusivamente destinados al uso alimentario.

A menos que se acuerden por escrito otras condiciones entre proveedor y receptor, los compartimentos de carga, bombas, válvulas, juntas y mangueras deben limpiarse y secarse entre cargas.

El transportista deberá asegurarse de que el lavado se ha hecho correctamente, comprobando que todos los compartimentos de carga, bombas, válvulas, juntas y mangueras están visualmente limpios, secos y libres de olores. El historial de limpieza ha de ser recopilado en el libro de registros o “Log-Book”.

A menos que se acuerden otras cláusulas entre cargador y receptor (ver también puntos 2.9 y 2.10), antes de cargar, se requerirá un certificado de lavado firmado y emitido por una estación de lavado donde se indique la carga previa anterior. Este documento deberá presentarse inmediatamente bajo demanda del cargador o el receptor de la carga.

Deberá existir un sistema de trazabilidad auditable, (Libro de cargas o “Logbook”) o equivalente, para todo el equipo de transporte, que deberá contener, al menos, la información de las tres cargas previas de cada compartimiento, historial de limpieza, etc. Esta información deberá estar inmediatamente a disposición del cargador/descargador bajo demanda y deberá estar disponible durante al menos 4 años.

El transportista deberá ser capaz de indicar los lugares de localización de la cisterna durante todo el trayecto. Esta información deberá ponerse inmediatamente a disposición del contratista bajo demanda.

Las estaciones de lavado utilizadas por el transportista deben tener implantado un sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos (APPCC), de acuerdo con los principios del Codex Alimentarius, y deberá ser regularmente auditado. Los informes de auditoría deberán ponerse a disposición bajo demanda. También pueden usarse estaciones de lavado auditadas por el cargador, pero bajo la responsabilidad del transportista.

Las estaciones de lavado que efectúen servicios de limpieza de cisternas específicas para la industria alimentaria, deberán tener medidas de protección que impidan la contaminación de las cisternas alimenticias y equipamiento con vapor, agua y detergentes utilizados para el lavado de las cisternas no alimenticias.

El transportista deberá asegurarse de que las cisternas están selladas en todo momento mediante precintos numerados, excepto durante los procesos de lavado, carga, descarga, mantenimiento y trayecto desde descarga hasta punto de lavado. Los precintos deberán colocarse en todas las aberturas accesibles, válvulas y tapas de bombas y mangueras. Los números de los precintos deberán ser registrados por el transportista y puestos a disposición bajo demanda.

Si alguno de los precintos se pierde o aparece defectuoso a la hora de cargar o descargar, el compartimiento afectado deberá despreciarse para la carga o descarga y, en caso de un posible contacto con el producto (llevando a una contaminación potencial), el contenido no podrá incorporarse a la cadena alimentaria. El transportista es totalmente responsable de los costes de relavado (si el compartimiento está vacío) o de la bajada de categoría y disposición del producto para uso técnico (si está cargado) como consecuencia de esta situación.

Si los precintos los rompe una autoridad, el transportista deberá re-precintar la cisterna. Este hecho deberá reflejarse en el documento oficial de la autoridad inspectora. Este documento se pondrá a disposición del cargador/descargador para su verificación. Lavaderos, proveedores y receptores podrán quitar y sustituir los precintos pero siempre deberá documentarse por escrito.

Tanto los camiones como las instalaciones están sujetos a inspección por parte del contratista y/o cargador y/o receptor, para comprobar el cumplimiento de cualquier requisito legal o del presente código. Las inspecciones no liberan al transportista de sus garantías y compensaciones.

El transportista debe entregar al contratista toda la documentación que éste le pida de forma razonable.

El transportista no podrá subcontratar sin la aceptación del contratista. Cualquier subcontratación debe implicar la aceptación por parte del subcontratado del presente Código. Ninguna subcontratación liberará al transportista de las obligaciones de este código.

El transportista será auditado periódicamente por el contratista según un análisis de riesgos. El hecho de que la auditoría no sea superada de forma satisfactoria, supondrá una seria ruptura de este Código y del contrato de transporte.